Encontranos en:
Salud |

Cómo preparar a los más chicos para que se sientan contenidos y eviten cuadros de estrés.

27/11/2017

Niños frente a una internación: ¿Cómo acompañarlos?

Niños frente a una internación: ¿Cómo acompañarlos?
L

a primera vacuna, la primera visita al dentista o al pediatra suelen ser momentos de estrés en la vida de un niño. En ese contexto, cobra más trascendencia si por algún motivo, debe atravesar una internación en una clínica o en un hospital.

Lejos de la calidez de su hogar, pasar unos días en una habitación rodeado de aparatos en vez de por peluches puede llevar a crear incertidumbre y tristeza – que no ayuda a reparar el cuadro clínico- , por lo que es importante prepararlos emocionalmente para que puedan superar el estrés que esto les genera.

La licenciada en psicología María Marta Garbino (MN 29800), especialista en estrés, suele recibir en su consultorio a familias que llegan preocupadas y angustiadas, ya que se encuentran próximas a un proceso de internación de alguno de los integrantes más pequeños del clan.

Según explicó, una internación es una situación que  causa estrés, tanto en el pequeño como en su familia. La profesional resaltó que es un término que no debe tomarse como una palabra prohibida o ser percibida como algo negativo, sino que se debe entender la situación para darle un curso de acción y tratar de que el niño salga cuanto antes de esa sensación.

"El estrés en los chicos existe, tiene que ver cuando el menor se siente en riesgo, cuando atraviesa situaciones desconocidas. El estrés que se arma en el entorno familiar es muy importante para la contención, porque si los padres están tranquilos, el menor también lo estará, ya que ellos serán los encargados de darle seguridad", afirmó Garbino.

La preparación del menor ante una internación inminente

Los padres le deben transmitir seguridad al niño y así brindarle confianza (Getty Images)

"Frente a la internación de un chico pequeño, todo el entorno familiar sufre una conmoción, un cambio de lugar de los roles familiares. El principal consejo al entorno siempre es que el chico siga en su hábitat natural con las diferentes dificultades que trae la vida", aseguró la psicóloga.

Con respecto a la charla que se debe tener con el niño para mantenerlo al tanto sobre la situación, la psicóloga hizo hincapié en la precaución: "Explicarle al niño lo que ocurre debe ser una de las primeras cuestiones, ya que desde el lugar del silencio es donde más se genera el estrés. Sin embargo, hay que hablar lo necesario, no sobre informar. Se puede confundir con el pensamiento mágico que implementan los menores en dónde adoptan la postura de que si no se habla, si no se dice, entonces no sucederá", afirmó la profesional.

Carolina Micha (MN  2787), especialista en internación, precisó que "se debe tener en cuenta el miedo que sienten los más chicos, ya que pasar por una sala de internación resulta traumático para cualquier persona, y en los niños la situación se ve agravada por la incapacidad de poder comunicar lo que les ocurre: sus miedos, emociones y las preguntas que aparecen".

Frente a una internación es preferible hablar, lo necesario, no sobre informar.  (Getty Images)

El proceso

En determinadas situaciones, el niño va a tener que pasar por el quirófano. En estos casos, la psicóloga resaltó la importancia de que las familias adviertan al pequeño lo que ocurrirá. "Al encontrarse en una sala de operaciones, es vital que sepa lo que le va a pasar, ya que el niño advierte que es una situación distinta, que requiere una preparación de todo el entorno y el contorno. El niño queda advertido que hay una situación en la que no la va pasar bien, son importantes las estimulaciones, como los regalos o las visitas", concluyó Garbino.

La especialista Micha, coordinadora del Servicio de Psicología y Juego Terapéutico del Sanatorio De Los Arcos, brindó diversas herramientas, que involucran a toda la familia, para afrontar el proceso previo a la internación del niño, y para prepararse ante una inminente intervención quirúrgica.

Aquí cuatro pilares fundamentales para que la internación se convierta en una hecho real y positivo (sobre todo referido a la idea de sanar que necesita de la fortaleza, en este caso del niño acompañado por sus padres):

1- Psicoeducación: el paciente necesita adaptarse a su situación y comprender el motivo de su internación en un lenguaje acorde a su edad. Por eso es necesario explicarles lo que ocurre en un vocabulario no médico -a los padres y a los niños- de qué se trata la enfermedad que padecen o el motivo de la intervención quirúrgica y en qué consiste el tratamiento. También resolver las dudas que aparezcan en este proceso.

2- Juego terapéutico: a través del juego, los chicos transmiten lo que sienten, sus emociones, sus miedos y cómo están viviendo el proceso de internación. En los juegos, utilizar elementos reales, materiales médicos con los que los niños puedan interactuar como gazas, jeringas, cintas o estetoscopio.

3- Guía de apoyo para los padres: contención y orientación emocional. Brindar herramientas que permitan acompañar y ayudar a sus hijos durante el período de internación. Orientación sobre cómo explicarles a los niños que padecen una enfermedad.

4- Psicoprofilaxis: preparación para la intervención en enfermería y cirugías. Realizar entrevistas con los niños y con sus padres para trabajar los miedos y fantasías. Además, realizar un tour sanatorial, el cual consiste en llevar al niño a recorrer cada uno de los lugares en los que estará el día de la intervención. De esta manera, llegado el día, el paciente estará familiarizado con cada zona y con las caras de los médicos y enfermeras que lo atenderán.

Dejar un comentario