Encontranos en:
Sociales |

CONMOVEDORA HISTORIA

20/02/2018

Murió Capitán, el perro que acompañó a su amo hasta la tumba

Luego de 10 años de visitar y acompañar a su dueño en el cementerio de Carlos Paz, el perro más famoso de Córdoba murió.

Murió Capitán, el perro que acompañó a su amo hasta la tumba
S

i hace algunos años nos había emocionado la historia de Capitán, hoy nos toca contar la noticia más triste. Luego de 10 años de visitar y acompañar a su dueño en el cementerio de Carlos Paz, el perro más famosos de Córdoba murió.

Capitán tenía alrededor de 15 años y estaba muy enfermo. Hacía unos años se le había detectado una insuficiencia renal crónica que le provocaba vómitos y un estado de somnolencia.

Gentileza La Voz

Este peculiar perro se hizo conocido en 2012, cuando desde La Voz contaron su historia. Vivía junto a Miguel Guzman cuando en 2006, el día que su dueño falleció, desapareció de la casa donde vivían. Tiempo después, la familia lo encontró junto a la tumba de su amigo y ahí se enteraron que durante todo ese tiempo había estado acompañándolo.

Desde entonces, Capitán iba todos los días y a las 6 de la tarde se acostaba sobre la tumba de su dueño. "Este perro nos da una lección. Creo que los humanos tendríamos que apreciar más los recuerdos de los que se nos van. Los animales nos enseñan tanta fidelidad", expresó Héctor Baccega, director del cementerio municipal de Villa Carlos Paz.

Afortunadamente la policía y personal de Gendarmería Nacional logró interceptar al taxi en la cabecera del Puente Internacional San Roque González y salvar a la joven de 15 años en la tarde del miércoles. Por el hecho fueron detenidos el conductor del vehículo de 47 años y el padre de la menor.
POR MALAS CONDICIONES DE LOS VEHÍCULOS

Peligra servicio de ambulancias en el Samic de Eldorado

Chóferes elevaron un nota a las autoridades. Stopenlinea intentó comunicarse con el Gerente Asistencial, Fabio Martínez, quien no dió respuestas por estar cumpliendo su función de Concejal.
El dolor recurrente de cabeza afecta a 1 de cada 7 adultos en el mundo, y aunque se podría evitar y controlar en más del 90% de los casos, son pocos los que pueden hacerlo.