Encontranos en:
Deportes |

RECHAZO

25/09/2018

El jugador argentino que le dijo que no a Scaloni y a la Selección

Se trata de Santiago Arzamendia es argentino pero juega en Cerro Porteño y asegura que siempre se sintió paraguayo.

El jugador argentino que le dijo que no a Scaloni y a la Selección
S

antiago Arzamendia tiene 21 años, es argentino y juega en Cerro Porteño desde 2015, quizás por eso pasa inadvertido en el ámbito local. Y si bien no cuenta ni con página en Wikipedia -algo que hoy en día cualquier celebridad con pocos minutos de fama ya tiene realizada-, Scaloni ya le había puesto el ojo a su rendimiento.

Sin embargo, el lateral izquierdo prefiere esperar y ser convocado por el seleccionado del cual se siente parte. Durante el último fin de semana Arzamendia reconoció el llamado de Lionel y también su declinación al puesto. "Yo siempre me sentí paraguayo y siempre tuve en la cabeza de estar en la Selección Paraguaya. Gente de la selección argentina habló conmigo y lo hablé con mi familia. Deseo jugar por la Selección de acá, después el profe sabrá si estoy para la Selección”, dijo el zurdo en la TV local.

Además, el futbolista reconoció que aún tiene mucho por crecer y que quiere a seguir trabajando para demostrar en los partidos y después llegar a vestir la casaca de la Albirroja.

Arzamendia nació en Misiones hace 21 años. De padres paraguayos, abandonó su Misiones natal a los 13 para probar suerte en Cerro Porteño, donde debutó en la primera del club cuatro temporadas más tarde. Posee la doble nacionalidad y el apodo de "maratonista" ganado gracias a la enorme cantidad de kilómetros (entre 10 y 11) que recorre por la banda en cada partido.

Dejar un comentario
Azul Sapin Costa Álvarez tenía 82 años y estaba internada desde la semana pasada. Por su parte Boudou esperará la autorización para salir del penal Federal de Ezeiza para poder despedir a su madre.
El Viernes Santo es el día en que nuestro Salvador murió por nosotros en la Cruz. Es el día que fuimos redimidos de nuestros pecados por la muerte voluntaria de Dios mismo en las manos del hombre.