Encontranos en:
Deportes |

LA TRADICIÓN

22/02/2021

Cronología de la 10 de River moderna, de Gallardo a Carrascal

El Muñeco, quien inició el camino una vez instalados los números fijos, confió en el colombiano. ¿Quiénes fueron todos los dueños?

Cronología de la 10 de River moderna, de Gallardo a Carrascal
P

ocas cosas más emblemáticas hay en un club que la camiseta 10. Dicen que no es para cualquiera y la historia le da la derecha a la afirmación, mucho más en un gigante como River. Allí, desde que los números son fijos, la tradición se inició con Marcelo Gallardo y ahora, en su rol de DT, decidió sumar un nuevo eslabón a la cadena de nombres ilustres -iniciada por Ángel Labruna, Ermindo Onega y Norberto Alonso- con el colombiano Jorge Carrascal.

El primer propietario exclusivo fue el Muñeco. La Asociación del Fútbol Argentino estableció los dorsales para toda la temporada en 1997 y el actual DT la vistió hasta mediados del '99, cuando partió a Mónaco. La heredó Pablo Aimar, el segundo en tenerla de manera fija hasta 2001, cuando Valencia se llevó su talento por casi 20 millones de dólares.

Después del Payasito llegó uno que ya la conocía, pero de cuando los números pasaban de mano en mano: Ariel Ortega, quien tuvo su primer ciclo completo con los emblemáticos dos dígitos entre 2001 y 2002. Antes de partir a su controvertida etapa en el Fenerbahce turco se la dejó a otro talento 'fatto in casa' como Andrés D'Alessandro.

El Cabezón apenas la tuvo un año, hasta que emigró al Wolfsburgo alemán, y allí apareció Daniel Montenegro, el primer dueño formado fuera del club. También duró apenas una temporada, ya que Gallardo la recuperó en 2004 y tuvo su segundo ciclo con ella hasta 2006. Todavía faltaba un tercero...

La responsabilidad le cayó en el primer semestre de 2007 a uno que pocos recuerdan en River como Marco Ruben, pero apenas duró un puñado de partidos para devolvérsela a Ortega, quien estaba con la 7. Luego de ser campeón del Clausura 2008, el Burrito se peleó con el técnico Diego Simeone y la dejó vacante. Solo Diego Buonanotte, en la Libertadores, la usó hasta otro retorno del Muñeco.

La última vez que Gallardo usó la 10 fue en 2009 y con ella le hizo un exquisito gol de tiro libre a Boca en La Bombonera antes de dársela otra vez a Ortega, dueño de ella también por tercera y última ocasión hasta 2011, cuando Erik Lamela la llevó hasta el doloroso descenso a la B Nacional, que terminó con su ida a Roma.

En la segunda categoría, River no tuvo numeración fija pero Alejandro Domínguez quedó como quien más vistió la mítica 10. Cuando se ausentó, otros tres supieron llevarla: dos pibes del club como Lucas Ocampos y Andres Ríos y el venezolano César 'Maestrico' González.

De nuevo en Primera, Manuel Lanzini tomó la posta hasta 2014, cuando su ida le dejó la chance -ya con Gallardo DT- a Tomás Martínez, que apenas la usó por cuatro partidos en la Copa Sudamericana y quedó como el último fruto de Inferiores en hacerlo. Ya para 2015 otro Martínez, el Pity, la tuvo hasta inmortalizarla con el histórico 3-1 a Boca en Madrid para ganar la Libertadores 2018.

Partió Gonzalo y la responsabilidad le cayó a Juan Fernando Quintero -otro autor de un gol mítico en esa definición- pero su grave lesión ligamentaria en un momento espectacular no le permitió disfrutarla como merecía. Lo vendieron al Shenzhen chino y el elegido resultó Nacho Fernández, que ya la había probado por la Recopa, hasta consumarse su partida a principios de este año hacia Atlético Mineiro.

Y ahora Carrascal. Otro colombiano, otro que no es surgido del club. Entre los hinchas, por su poca experiencia y algunas situaciones puntuales (la roja 'de calentura' ante Palmeiras principalmente) no genera consenso. Tal es así que, tras 11 mil votos en una encuesta de TyCSports.com, el 53 por ciento consideró que no la merecía. Habrá que ver si el tiempo le da la razón a Gallardo, una vez más.

Dejar un comentario
La víctima tenía 39 años y era profesor de matemáticas de una escuela agrotécnica en Corrientes.
La danesa Eldina Jaganjac tiene 31 años y lleva un año sin remover ni un solo pelo de su cuerpo, algo que la llevó a ser tendencia en las redes sociales. La chica asegura que adoptar esta nueva apariencia aumentó su autoestima.