Encontranos en:
Salud |

MALA NUTRICIÓN

06/12/2018

6 de cada 10 madres les cuesta que sus hijos coman sano

Según una encuesta, las madres más informadas tratan de privilegiar la salud. Las menos informadas le dan prioridad a la facilidad en la preparación.

6 de cada 10 madres les cuesta que sus hijos coman sano
U

n cuestionario a 300 mujeres jóvenes realizado en CABA y GBA reveló que a casi el 60% de las madres de chicos menores de 5 años les resulta “difícil” o “muy difícil” mantener una alimentación saludable en el hogar. Si bien los expertos coinciden en que esa dificultad trasciende las barreras socioeconómicas, los datos mostraron que los problemas para proveer alimentos sanos a los chicos sube al 65% en los estratos más bajos y alcanza el 76% en las familias con tres o más hijos.

El sondeo (de la consultora Luis Costa & Asociados, a pedido de la ONG Revolución Saludable) se hizo online, a mujeres de entre 20 y 40 años. Las cifras son claras: casi el 80% de las encuestadas dijo sentirse “bastante” informada sobre nutrición. En ellas, la dificultad para ofrecer comidas más nutritivas bajó al 51%, pero en el 20% que se reconoció menos” o “nada informado, casi el 90% dijo tener problemas para dar comida saludable a sus hijos.

O sea que la mochila económica y la desinformación son las causas mayores. Y se suma el tiempo. Consultadas sobre qué privilegian a la hora de pensar en la comida de sus hogares, las más informadas dijeron "la salud" (45%), "la facilidad de preparación" (27%) y el "sabor" (26%). Las poco informadas, la "facilidad de preparación" (54%), la "salud" (23%) y el "sabor" (22%).

El puente entre la capacidad económica de una familia y la nutrición es también central. Basta comparar la Canasta Básica de Alimentos que elabora el INDEC y la llamada “canasta saludable”, cuyo costo es el doble.

Así lo explicó Sergio Britos, nutricionista y director del Centro de Estudios sobre Políticas y Economía de la Alimentación (CEPEA): “Verificamos que una canasta ‘saludable’ de alimentos, que cumpla con las guías alimentarias internacionales, para un familia tipo y a precios de octubre, ronda en la Argentina los 18.200 pesos”. ¿Y la del INDEC? Según la última medición, 9.736 pesos.

“Por ‘poco saludable’ entendemos una dieta con baja cantidad de lácteos, verduras, frutas. Esto implica un deterioro paulatino en la salud”, dijo Britos, y agregó: “La tendencia impacta más en los sectores más pobres de la Argentina. Hay que remarcar que este es uno de los países de la región donde el componente impositivo en alimentos es mayor. Si se redujese el IVA en los productos saludables, sin dudas mejoraría la accesibilidad de la población”.

El sondeo de Revolución Saludable fue una iniciativa de Jorge Tartaglione, su referente, además de presidente de la Fundación Cardiológica Argentina. ¿Por qué lo centraron en las mujeres? Como la propia encuesta indicó, el 88% de las encuestadas se suele encargar del menú doméstico y el 95%, además, cocina.

 

“Hoy en Argentina, el consumo de alimentos procesados se multiplicó por tres. El consumo de pizza, por cuatro. Y el de fruta bajó un 40%”, señaló Tartaglione.

Las consecuencias están a la vista. “En los barrios carenciados el debate es comida saludable o "pagar el alquiler. La verdura más consumida es la papa”, explicó el cardiólogo.

Según cifras de la OPS-OMS y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, el 7,3% de los menores de 5 años tiene obesidad. En otras palabras, tres de cada diez chicos argentinos tiene sobrepeso, y uno de cada diez es obeso.

Tartaglione reflexionó sobre el salto intergeneracional que determinó esta suerte de “volantazo” en la tendencia nutricional, de la desnutrición infantil al predomino del sobrepeso como signo de pobreza: “Por cada chico con desnutrición clásica, hay cuatro con sobrepeso y obesidad. A la vez, en las familias de ingresos más altos se ve mayor tendencia a la delgadez”.

Britos aportó cifras complementarias: “Estamos viendo un estudio de población escolar y sólo el 5% de los niños en Primaria tiene una calidad de dieta ‘saludable’. El 95% tiene una dieta entre mala y moderada”.

Entonces, ¿chicos con sobrepeso en el presente y adultos enfermos en el futuro? ¿Es tan lineal? “Si tus hijos son gorditos, vas a vivir más años que ellos. Es durísimo. Esto quiere decir que la expectativa de vida de un niño obeso va a ser menor que la nuestra. Acá tienen que trabajar todos: el Estado, las ONG, la Industria, los privados, los padres”, aseguró Tartaglione.

La primera infancia es fundacional, explicó Britos: “Le llamamos 'los mil días de vida' a la etapa que va del embarazo hasta los dos años. Entonces ocurren cuatro cosas que no se van a repetir: es la etapa en la que se crece al ritmo más acelerado, en la que más se desarrollará la inteligencia y el sistema inmunológico, y el cuarto ítem son los hábitos alimentarios. Lo que no nos gusta o no aprendemos a comer, es difícil que después lo incorporemos”.

Cristina Cipolla, coordinadora de la Dirección Nacional de Maternidad, Infancia y Adolescencia, de la Secretaría de Salud de la Nación, compartió con Clarín su expectativa de que la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud –hoy, en pleno trabajo de campo- traiga un aporte al registro que se tiene de los problemas de Salud de los argentinos. No es menor: la última encuesta de ese tipo a nivel nacional es de 2005.

En la charla, Cipolla admitió que "el alimento saludable tiene que ser más barato de lo que es. La gente tiene que poder comprarlo… no alcanza con saber que comer saludable es bueno”. Aclaró que hay “varias estrategias en marcha, a pesar de no tener resultados todavía” y se lamentó: “Lamentablemente no ponemos los precios”.

Una de las políticas en marcha más destacables es un plan interministerial de prevención de obesidad. "La idea es hacer acuerdos provinciales, con herramientas para favorecer el comercio de los pequeños productores de frutas y verduras. Esto se va a anunciar próximamente y está entre las prioridades del Presidente”, apuntó Cipolla.

¿Y los tan anunciados kioscos saludables en las escuelas? Según la funcionaria, “se pospuso la presentación pero el trabajo no se detuvo. Tenemos una planificación a varios años para que se fomente el consumo bueno en las escuelas. Porque ahí también se favorece la obesidad”.

 

“Quisiera poder darles más carne y más verduras”

La vida de Marcela no es fácil. Viaja desde Ciudad Evita hasta Capital para trabajar como empleada doméstica y hace malabares para dejar a sus chicos con algún familiar. Son dos varones de 6 y 4 años. Ella tiene 39. Ante la pregunta de si les da de comer a sus hijos en forma saludable, con mucha timidez admitió: “Y, más o menos. Mitad y mitad”.

¿Le falta información o le falta dinero? "Las dos cosas, a veces un poco sabés y a veces un poco te falta", reflexionó.

“Lo que pasa es que les doy salchichas, pero no quiero darles. Y ellos te piden y te insisten. También bastante gaseosa. Te piden todo el tiempo”, se quejó.

¿Qué le gustaría darles de comer, entonces? “Poder hacer más carne al horno, por ejemplo, pero está muy cara. Les doy más pollo que carne, la verdad. A veces puedo y a veces no”, contó.

Agregó que uno de los chicos come todas las frutas y verduras, pero el otro es más selectivo: “Lo que más compro es banana, naranja y papa, cebolla, ajo y morrón. Pero la verdulería está muy cara”.

Por eso, dijo, termina haciendo pastas y bastante arroz que, aclaró, es "con queso, pero no mucho ahora porque está muy caro".

“No sólo es más caro: alimentar saludablemente es más laborioso”

¿Quién tiene tiempo para hacer un puré de alcauciles? ¿Y dinero para comprar un paquete de espárragos? Estas son las preguntas que aparecen en la charla con Érica, porteña de 40 años que asegura ser “la que se ocupa de la alimentación en casa”. Esto, más allá de que trabaja todos los días como contadora, y más allá de que tiene dos chicos, una nena de 4 y un varón de 2 años.

“El otro día intenté hacer un puré de alcauciles… es mucho trabajo y no tengo mucho tiempo. Imagínate: comprás el paquete de alcauciles, los hervís, sacás el corazón, que tiene espinas, y después te pones a hacer un puré… no es nada fácil”.

También hay un tema de precios, explicó: “Los productos para darles de comer variado a los chicos son caros. Mucho más barato es comprar un paquete de fideos o arroz”.

De todos modos, Érica opinó que sus hijos comen saludablemente, dentro de sus posibilidades: “Entiendo por alimentación saludable incorporar variedad en la alimentación. Entonces no hay cosas que trato de evitar sino justamente ampliar dándole mayor prioridad a las verduras, el pescado y las frutas, como ítem número uno. Desde ahí incorporo productos, pero sin eliminar carbohidratos, aunque con una proporción distinta".

Finalmente, admitió: "Si me piden caramelos, como cualquier chiquito, no quiero que sientan abstinencia. Sólo limito ese tipo de alimentos lo más posible”.

 Fuente: Clarín.

 

 

Dejar un comentario
Así lo informaron desde el Concejo de Administración. El cambio se debe a la demora en la impresión y entrega de los Balances.
La edición del jueves 6 de diciembre del programa Showmatch – conducido por Marcelo Tinelli – marcó un antes y un después para los integrantes de la comunidad.
El Senado aprobó el proyecto que ya tenía media sanción de la Cámara de Diputados por el cual se declara a la provincia de Misiones como “Capital Nacional de la Biodiversidad”.