Encontranos en:
Salud |

RECOMENDACIÓN

05/08/2019

Aconsejan reducir la ingesta de manteca, queso y carnes rojas por la grasa saturada que contienen

Un comité de salud de Reino Unido recomendó que las grasas saturadas no representen más del 10 por ciento de las calorías diarias, ya que su alto consumo aumenta el riesgo de enfermedades del corazón.

Aconsejan reducir la ingesta de manteca, queso y carnes rojas por la grasa saturada que contienen
"

La gente debería reducir la manteca, el queso y las carnes rojas porque la grasa saturada que contienen es mala para el corazón", declaró un comité de salud del gobierno de Reino Unido.

Las grasas se han demonizado desde la década de 1970 después de que se relacionaran con el colesterol alto. Después de la primera revisión de la evidencia en 25 años, los asesores del gobierno han dictaminado que comer demasiada grasa saturada aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca.

El Comité Científico Asesor sobre Nutrición (SCAN, por sus siglas en inglés), dijo que los consejos nutricionales elaborados en 1994 no deberían cambiar y que las controvertidas grasas deberían continuar representando no más del 10 por ciento de la ingesta diaria de calorías de un adulto.

Pero los críticos argumentaron contra esta guía alimentaria, diciendo que estaba "desactualizada" y acusaron al panel de "incompetencia grave".

"Al observar la evidencia, nuestro informe confirma que reducir la grasa saturada disminuye el colesterol total en la sangre y baja el riesgo de enfermedades del corazón", afirmó el profesor del comité nutricional Paul Haggarty.

Y agregó: "Nuestro consejo es que las grasas saturadas se reduzcan a no más del 10% de la energía de la dieta".

Esta cifra limita al adulto promedio a consumir entre 200 y 250 calorías de grasas saturadas cada día, lo que equivale a solamente 31 g de manteca.

La SACN aconsejó que las grasas saturadas deben cambiarse por grasas no saturadas, que se encuentran en el pescado, nueces, aceitunas, aguacates y aceite vegetal.

Los ejemplos de estos cambios incluyen el uso de margarina en lugar de manteca, aceite vegetal en lugar de manteca de cerdo, pescado en lugar de carne roja y fruta en lugar de pastel.

Pero el doctor Astrup, jefe del departamento de nutrición, ejercicio y deporte de Copenhague, precisó que los intercambios similares no siempre son adecuados. En un artículo reciente publicado en el British Medical Journal, él y sus colegas argumentaron que las grasas tienen diferentes efectos en diferentes alimentos.

Astrup indicó: "No tiene sentido trabajar con este límite que no observa las diferentes fuentes de alimentos. El informe del Gobierno ha ignorado por completo los problemas que hemos planteado, y todavía están trabajando con el anticuado "enfoque de un solo nutriente. Para ello, proporcionamos pruebas sólidas para demostrar que no tiene sentido tratar las grasas saturadas como un solo grupo, ya que hay varios ácidos grasos saturados diferentes con efectos biológicos muy diferentes".

Y agregó: "Aún más importante es el efecto que depende de la fuente de alimento en la que existe: el efecto de las grasas saturadas se modifica por todos los demás nutrientes en la matriz de alimentos. Por lo tanto, deberíamos dejar de hablar de grasas saturadas al público y hablar de alimentos".

La SACN aseguró que las personas en el Reino Unido todavía obtienen alrededor del 12 por ciento de su ingesta diaria de energía a partir de grasas saturadas.

Sus recomendaciones se establecieron en 1994 y sugieren un límite diario del 10 por ciento: 200 a 250 calorías de la ingesta promedio de 2.000 a 2.500 kcal del adulto promedio.

La nueva revisión de la SACN es la primera desde esa guía hace 25 años, y consideró 47 revisiones de otros estudios científicos publicados desde entonces.

Los expertos en el panel temen que el exceso de grasa saturada aumente el riesgo de problemas cardíacos porque se sabe que aumenta el colesterol y potencialmente se acumula en los vasos sanguíneos.

La acumulación de grasa en las venas y arterias puede estrecharlas, aumentando la presión arterial y obligando al corazón a trabajar más para obtener la misma cantidad de sangre alrededor del cuerpo.

Alrededor de 7.4 millones de personas en el Reino Unido tienen enfermedades cardíacas y matan a unas 170,000 personas anualmente, con otras 36,000 muertes por accidente cerebrovascular.

La Fundación Británica del Corazón respaldó la decisión de la SACN y dijo que las personas harían bien en reducir la cantidad de grasa saturada que comen.

Tracy Parker, dietista senior, dijo: "Este informe confirma la importancia de seguir las recomendaciones existentes de que no obtenemos más del 10 por ciento de nuestra energía alimentaria a partir de grasas saturadas. Intercambiar alimentos con alto contenido de grasas saturadas, como mantequilla, queso y carne grasosa, por alimentos con más grasas insaturadas, como pescado azul, nueces y semillas, puede ayudar a reducir los niveles de colesterol, un factor de riesgo para enfermedades cardíacas y circulatorias".

Y concluyó: "La investigación ha demostrado que es importante observar su dieta como un todo, en lugar de comer alimentos o nutrientes específicos. La dieta de estilo mediterráneo puede ayudar a mantener sano el corazón y reducir el riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral".

 

(Infobae)

 

Dejar un comentario
Sucedió en horas del mediodía del sábado en inmediaciones de un reconocido camping. El automovilista habría esquivado a otro vehículo que venía del lado contrario y le pasó a otro rodado en zona de doble líneas amarillas.
El procedimiento que deberán utilizar los contribuyentes desde la APP "Mi AFIP" requiere de tres simples pasos.
Lo anunció en su cuenta de Twitter el ministro de Turismo, José María Arrúa precisando que el fin de semana largo dejó más de $99 millones de movimiento económico